Iemen, la guerra invisible

L’actual Iemen és un estat creat el 1990 a l’unificar-se la República Àrab de Iemen i la República Democràtica Popular del Iemen. Després que la Constitució del país fos ratificada a l’any següent, l’aleshores nova República de Iemen va ser dels pocs estats que va donar suport a Iraq en les seves aspiracions de conquerir Kuwait aquell mateix any. Tres anys després, el 1993, el president Saleh va ser escollit a les eleccions legislatives i el 1999, després d’una guerra civil amb l’oposició, va ser escollit de nou amb el 96,2% dels vots.

Com es habitual als països àrabs, com va succeir i succeeix a Egipte i Síria amb governs nacionalistes, el president és ratificat mitjançant referèndum cada cert temps enlloc de fer-se eleccions. El 2001 Saleh va tornar a ser ratificat com a president del país i aquell mateix any va declarar la guerra a Al-Qaeda. Com a conseqüència de la inestabilitat produïda pels enfrontaments al país,  el 2004 un moviment xiïta dirigit per Hussein al-Houthi va sollevar-se contra el govern de Saleh.

Dos anys més tard, el 2006, el president Saleh va ser referendat altra vegada amb el 77.2% dels vots, però l’expansió d’Al-Qaeda a zones del Iemen, mesclades amb les ofensives de Hussein al-Houthi, va debilitar el govern. Amb motiu de les primaveres àrabs, el 2011 van començar manifestacions civils demanant democràcia al país i que es castigués la corrupció que havia caracteritzat el govern de Saleh.

El president va acceptar renunciar al càrrec i va viatjar a Aràbia Saudita per començar la transició política del país de forma legal i acordada a través d’un govern d’unitat on també s’inclogués l’oposició. El seu vicepresident, Al-Hadi, seria l’escollit nou president de Iemen. El dia de la seva presa de possessió com a president, Al-Qaeda va atacar el palau presidencial causant més de 25 morts i poc després un altre atemptat va matar un centenar de soldats iemenites a Sana, una de les principals ciutats del país.

El 2014, després de múltiples ofensives, els houthis (rebels xiïtes partidaris de Hussein al-Houthi) van ocupar la capital, aconseguint dissoldre el Parlament de Iemen. Al-Hadi va renunciar i va fugir a la segona capital del país, Aden, des d’on va retirar la renuncia. En vista d’això els houthis van aconseguir, com havien fet amb Sana, envoltar Aden, provocant que Al-Hadi fugís del país.

Així doncs, actualment tenim dos governs iemenites, un de legítim dirigit per Al-Hadi des de l’exili i d’un interí dirigit per Mohammed al-Houthi familiar del fundador dels houthis. Si ampliem l’objectiu, podem veure com actualment al Iemen hi ha les forces de la coalició pro-Hadi, les forces de la coalició pro-Houthi i Al Qaeda–Estat Islàmic, lluitant totes tres entre sí per aconseguir el govern.

En desgranar qui integra les coalicions que donen suport a cada facció, trobem:

– El Consell per la Cooperació dels Estats Àrabs del Golf, Egipte, Jordània, Marroc, Sudan, Senegal, Estats Units, Regne Unit, Canada, Malàisia i la Lliga Àrab donant suport polític a Al-Hadi.

– Un fill de l’antic president Saleh, Iran, Rússia i les milícies terroristes houthis donant suport polític a Mohammad al-Houthi.

– L’Estat Islàmic donant suport a la seva facció iemenita.

De la coalició pro-Hadi, han desplegat tropes al país Aràbia Saudita, Bahrain, Qatar, Kuwait, Egipte, Jordània, Marroc i Senegal.

Tot i així, de les altres coalicions només es coneix la facció del fill del president Saleh que coopera amb els Houthis.

Tot això, des de la part “oficial” del conflicte però a l’altra cara de la guerra hi trobem la part civil, que no pren part per cap de les faccions però que es troba al mig de totes tres, sent el principal camp de batalla els pobles de qui resten indiferents al conflicte. En un any de guerra, segons dades oficials de les Nacions Unides, 3.200 dels 6.800 morts han sigut civils, i tots els actors estan acusats de vulnerar els drets humans.

La guerra civil del Iemen és una guerra que ha transcendit les seves fronteres pel seu caràcter religiós, vinculat estretament al polític. La confrontació entre sunnites i xiïtes, entre aliats de Aràbia Saudita i aliats d’Iran, ens porta de nou a una situació similar però soferta molts anys abans al mateix país. És una guerra que s’ha volgut comparar amb la de Síria però que amaga unes dinàmiques que la fan incomparable, tot i que la situació geopolítica regional ens faci creure que sí.

Amargament el símil existeix, perquè el camp de batalla són les cases, carrers i pobles del país més enllà del desert però políticament, en tractar-se d’una guerra provocada pel colpisme sectari dels xiïtes en sentir-se infravalorats al país, ens acosta més a una hipotètica situació futura a Iraq.

L’anunci d’una intervenció saudita i egípcia al país dibuixa un horitzó tens perquè no és el primer cop que aquestes dues potències prenen part en un conflicte intern del país. Entre 1962 i 1967, durant la guerra civil de Iemen del Nord, eren a bàndols oposats i el conflicte va provocar més de 150.000 morts al país, 26.000 dels quals eren egipcis i 1.000 saudites. Aquest precedent, sumat a l’extensió del país, situa l’actual guerra civil iemenita com una de les més importants de l’actualitat després de Síria i Iraq, per la fonamentació social que hi ha al darrere i pel possible allargament del conflicte durant dècades.

Actualment les converses de pau al país s’han posposat de forma indefinida després de la retirada de la cimera de pau de Kuwait per part dels houthis, un gest que ha estat vist com ofensiu i que ha provocat la retirada de la delegació governamental exiliada.

Les ofensives diplomàtiques del president Al-Hadi per aconseguir la pau han arribat sempre a un carreró sense sortida des que va exiliar-se al prendre els houthis el poder. La guerra oberta s’ha estès fins a provocar la intervenció nord-americana al país per fer front a Al-Qaeda en la seva lluita contra el terrorisme. Una campanya militar que ha tingut conseqüències nefastes al significar una vulneració de la sobirania nacional iemenita.

La campanya militar saudita Restaurar l’Esperança, iniciada l’abril del 2015, ha comportat bombardejos aeris sobre diferents ciutats, amb Sana com a principal objectiu. Gràcies a aquesta operació militar, les tropes governamentals han pogut ocupar les parts més importants de la ciutat, com l’aeroport, el districte principal de la ciutat i parts controlades pels houthis. Tot això ha anat coordinat amb la batalla d’Aden on forces saudites i pro-governamentals, amb l’ajuda de Emirats Àrabs Units, van derrotar les forces houthis. Tot i la contra-ofensiva, les forces governamentals van recuperar el control de la ciutat d’Aden després de tres mesos de combats.

Aquest tipus de batalles són les que provoquen i han provocat una gran crisi humanitària al país per la gran quantitat de civils que es troben, com he citat anteriorment, entre els dos focs. El control de les infraestructures bàsiques en mans d’uns i altres, sabotejant-se mútuament, encara provoca més que els civils que no hi prenen part en siguin les principals víctimes. La fragmentació del país entre zones houthis o rebels, les governamentals de Hadi, la presència d’Al-Qaeda en totes dues i la de l’Estat Islàmic o Daesh en unes altres dibuixa una situació d’extrema importància social.

Finalment la presència d’Al-Qaeda tant a les zones controlades pels houthis com pels pro-Hadi és un dels motius pels quals la xifra de víctimes civils arriba al 47% del total. La por de totes dues faccions d’aquest enemic comú té com a conseqüència que els pobles que es troben sota control terrorista també serveixin d’amagatall per aquells, com també la duresa dels combats entre totes dues faccions entre sí. La sospita de possibles col·laboracions dels ciutadans pel bàndol contrari durant les ofensives genera la desconfiança suficient perquè ens veiem a les portes d’una gran crisi humanitària.

Estat en venta, preu a convenir

L’Estat egipci està en venda. Després d’una llarga tradició socialista iniciada el 1956 amb Nasser, la falta d’ingressos provinents del turisme i la industria el fa perillar completament. La modernització i ampliació del Canal de Suez han donat els fruits esperats però les xifres als sectors industrials i turístics són desoladores. Tot i les privatitzacions de Mubarak per formar part dels òrgans econòmics internacionals, gran part de la indústria i la economia estan en mans públiques, fent que sigui necessari un replantejament econòmic total.

Davant aquesta situació de bancarrota Aràbia Saudita, juntament amb altres països del golf Pèrsic aliats seus, s’han vist amb la necessitat d’ajudar aquest rival històric en la geopolítica regional per cinc motius.

El primer és la mala relació entre el regne saudita i la República Islàmica d’Iran. L’escalada de tensions ha portat a una guerra indirecta a països com Iemen, Iraq o Síria, fent que els aliats d’aquests últims s’enfrontin mentre individualment cadascú dona suport als seus amics amb material logístic, diners, etc. Degut al pes militar d’Egipte, és un aliat imprescindible per decantar la balança perquè compta amb 450.000 soldats en actiu i d’un milió i mig més preparats per entrar en combat ràpidament.

El segon és la necessitat egípcia d’inversors. La caiguda d’ingressos del turisme com a conseqüència dels atemptats i la guerra al nord del Sinaí contra una facció de l’Estat Islàmic han fet que el país s’obri per contrarestar aquestes pèrdues. L’executiu egipci ha anunciat grans externalitzacions i privatitzacions per reduir el deute públic i generar riquesa. El desencant davant d’aquests fets, veient com l’Estat es ven industries històriques, fa que es vegi com una derrota moral després de la victòria que va suposar pel país l’expropiació del Canal de Suez. Però hi ha un altre factor implícit: si ara no s’iniciessin aquestes reformes, l’Estat s’ensorraria i amb el pes que tenen les faccions islamistes podrien prendre el poder, cosa que ningú a la regió vol.

Vinculat a aquest últim punt, el tercer motiu és la necessitat saudita i dels països del golf d’invertir. El preu del petroli fa que els països que basen la seva economia en la producció i venda a tercers no puguin dedicar-s’hi i tenen la necessitat de buscar nous sectors on invertir. Un exemple clar d’això és el nou pla econòmic saudita perquè al 2030 no hagi de dependre del cru. Tot i així, la necessitat tant d’Egipte com d’aquests països provoca que s’estableixin nous ponts de diàleg i relacions bilaterals a llarg termini per tal d’ajudar-se. A més, aquesta simbiosi política ha tingut ja els seus fruits com la cessió, el passat 9 d’abril, de la sobirania de les illes que controlen l’Estret de Tirant d’Egipte a Aràbia Saudita.

L’exemplificació d’aquests motius són els acords comercials entre Egipte i els països del golf des de la visita del rei d’Aràbia Saudita. Un d’ells va ser que el regne saudita va acordar unes inversions aproximades de 6.000 milions de dòlars i la construcció d’un pont sobre el mar Roig que unís tots dos països. Dies després, els Emirats Àrabs Units va acordar l’enviament de 4.000 milions de dòlars per ajudar a l’Estat egipci i per crear àrees de desenvolupament al delta del Nil. A continuació, Bahrain anunciava la creació d’onze memoràndums per invertir 2.700 milions de dòlars a Egipte. Tots ells, combinats amb l’assistència econòmica de Kuwait, fan que la xifra d’inversions a Egipte sigui de 12.000 milions de dòlars.

El quart motiu és més geopolític que econòmic: Israel. L’aproximament a Egipte per part dels saudites i altres governs de la península Aràbiga i el golf Pèrsic justament ara, quan les relacions entre Egipte i Israel estan en el seu millor moment, es podria interpretar de dues formes: Aràbia Saudita i els països del golf utilitzen Egipte com a plataforma per arribar a Israel de forma indirecta o busquen una aliança per destruir-lo. La correcta és la primera interpretació: des del nomenament d’Al-Jubeir com a ministre d’Assumptes Exteriors, l’aproximació a països que semblaven remots ha estat constant. L’intent d’atemptat contra el ministre per part dels iranians pot ser un factor decisiu per entendre que Aràbia Saudita i Israel teixeixin una aliança per interès mutu per fer-li front.

El cinquè motiu, i últim, és el canvi de la dinàmica regional. Les revolucions àrabs ho van deixar en pausa però ara torna a existir aquesta voluntat conjunta dels països del golf i els saudites de convertir-se en actors de pes a l’Orient Mitjà. Tot i l’expansió diplomàtica russa a Iraq, Iran, Líban, Síria i Israel, aquest últim sempre girant sobre si mateix volent convertir-se en un centre regional important. Això ha estat fruit de l’allunyament dels Estats Units i també de no voler entrar a les mateixes dinàmiques que els països sota la influència russa. Aquesta equidistància consolida una tercera via formada per Egipte, Aràbia Saudita i els països del golf Pèrsic.

Després d’exposar aquests cinc motius, es pot entendre millor la importància que té invertir a Egipte. La necessitat política de la terra dels faraons, combinada amb la dels reis d’Aràbia i els emirs, demostren fins a quin punt és imprescindible portar a terme acords. Cal diferenciar que l’onada de privatitzacions que del govern del president Al-Sisi, posant preu a l’Estat, no s’ha de confondre amb la venda de sobirania que els opositors volen fer creure. No és el país ni el seu territori el que està en venda sinó l’Estat i gran part de la seves indústries i serveis.

Enrere queden els temps de Nasser col·lectivitzant i els de Mubarak de fer el mínimament necessari per seguir aïllat del món un cop va caure la Unió Soviètica. Ara apareixen a l’horitzó vents de canvi on l’esperit polític de Al-Sadat, que va arribar a signar la pau amb Israel, serà més present per canviar el pensament del poble egipci. Després d’una socialització sota el nasserisme i del pensament immobilista de Mubarak, la gran tasca de l’actual president és la reforma completa de la societat egípcia, essent la magna inauguració del nou Canal de Suez de l’any passat el principi del que esdevindrà al país en acabar amb el monopoli estatal i obrir-se a nous inversors.

Publicat a la Revista Endavant el 28 d’abril de 2016

La nueva Revuelta Árabe

El rey de Arabia Saudita nos sorprendió a todos este miércoles 13 de abril cuando despojó de poderes a la temida policía islámica, que se encargaba de vigilar con mano firme el cumplimiento estricto de la ley surgida del Corán, la Sharia. Además nos sorprendió este hecho a los que estuvimos siguiendo la visita del monarca saudita a Egipto, puesto que se entregó durante la misma parte de los Estrechos de Tiran a Arabia Saudita. Como recordaremos, Israel y Egipto firmaron la paz, pero ahora los estrechos han pasado a  manos de un supuesto enemigo natural de Israel, y, hasta el momento, no ha habido reacción alguna por parte del ejecutivo de Netanyahu. ¿No les parece extraño? Pues no lo es.

Fue un periodista, Henrique Cymerman, el que en una modesta crónica desde el Foro de Doha el 1 de junio del año pasado abrió la caja de pandora. Este periodista narraba las declaraciones del monarca saudí Salman, que dijo: “Yo reitero la propuesta saudí de paz y llegó el momento de que Israel también la acepte”.

Además, en esa crónica, Cymerman también narraba las palabras del General Anwar Eshki, director del Centro de Estudios Estratégicos saudí y persona muy próxima al monarca: “Dicen que Benjamín Netanyahu formó un gobierno nacionalista. No me molesta. Al contrario. Quizás sea mejor para conseguir la paz, ya que si ellos apoyan el acuerdo nadie les molestara. La fórmula es la retirada hacia las fronteras de 1967 a cambio de la normalización diplomática, comercial y cultural, con 22 países árabes y 20 estados musulmanes”.

La Cumbre de Taba

En enero de 2001 tuvo lugar la Cumbre de Taba entre Israel y la Autoridad Palestina para poner fin al conflicto palestino-israelí. En el encuentro se encontraron Ehud Barak, Primer Ministro de Israel, y el presidente palestino Yasser Arafat. En la misma, los principales puntos de partida eran el derecho de los refugiados palestinos a regresar al interior del Estado de Israel, la soberanía palestina sobre el Monte del Templo y los asentamientos principales, que contenían el 80% de la población judía residente en Cisjordania y Gaza pasarían a control israelí. Unos puntos muy importantes por el significado  histórico del Monte del Templo, o el rol de los refugiados palestinos.

Además, ambas partes acordaron que las fronteras entre Israel y el Estado palestino serían las de 1967, otorgando a los palestinos finalmente el 97% del control de la tierra cisjordana. Sobre Jerusalén se acordó que se declarase ciudad abierta. Israel aceptó que fuese la capital de los dos estados, y además cada parte tendría soberanía plena sobre los Sagrados Lugares, creándose cierto desacuerdo con los límites del monte y si el Muro de las Lamentaciones se incluía en la parte árabe o la israelí, y porqué. Añadiendo a los acuerdos la desmilitarización israelí del Valle del Jordán y Cisjordania. El 27 de enero terminó y a la mañana siguiente  Arafat declaraba en el Foro Económico Mundial de Davos que los palestinos habían sido víctimas de una “agresión fascista”, por lo que Ehud Barak, y después Ariel Sharon, se negarían a reunirse con él.

Cambio en la dinámica

En 2005, por orden de Ariel Sharon, se llevó a cabo la retirada unilateral israelí de Gaza, y también de parte de Cisjordania. Se destruyeron los veintiún asentamientos israelís en la Franja de Gaza, y parte de los asentamientos de Cisjordania, los cuatro que estaban gestionados por Israel desde 1967 en el norte del West Bank. En 2006, el grupo terrorista Hamás se hizo con el control de Gaza, expulsando a los miembros del gobierno palestino de Al-Fatah, histórica facción dirigida por Arafat y después por Abbas.

Después de demostrarse los lazos entre Hamás e Irán, las relaciones entre Hamás y los saudíes se han resentido en el campo político, recordándoles que forman parte de los Hermanos Musulmanes, organización considerada terrorista en el reino saudita. Y, aunque en un principio las relaciones entre ambos eran positivas, el giro en la geopolítica saudí ha hecho cambiar la relación entre las fichas del tablero. La lucha contra los ayatolás y su poder nuclear significa más para los saudíes que la que la cuestión salafista que hasta ahora iban arrastrando. La subida al poder de Al-Jubeir, que fue Embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos frente al Ministerio de Asuntos Exteriores, sitúa a un diplomático de la realpolitik frente la geopolítica del reino.

La defenestración de las relaciones diplomáticas basadas en la religión del anterior monarca saudí, junto con la importancia de la guerra civil en Siria y Yemen en sus esferas de influencia, hacen del conflicto con Irán el principal problema diplomático de la región. Un problema diplomático que comparten con Israel, situando por ello en el mismo bando a estos históricos enemigos.

Al-Jubeir, ¿el Bismarck saudí?

El 29 de abril de 2015, Adel Al-Jubeir fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores. Ha sido el encargado de dirigir las misiones saudíes de diálogo inter-religioso llegando a promover conferencias internacionales al respecto, el encuentro entre el monarca saudí y el Papa, preparó tambien la Conferencia de Paz de Annapolis, las misiones militares conjuntas entre saudíes y norteamericanos, donde decidieron acabar con la financiación del terrorismo, compartiendo información ambos países. Además fue objetivo de un atentado fallido iraní para acabar con él.

Frente al Ministerio de Asuntos Exteriores, fue uno de los ministros más severos con el acuerdo nuclear iraní, al establecer unas pautas de apoyo al programa estrictas, como también una de las figuras clave en el rol del reino árabe en la guerra civil siriana al declarar rotundamente que Al-Assad debía abandonar el poder, puesto que no es parte de la solución.

Después de los acuerdos con Rusia, flexibilizó su posición hasta que en caso que no hubiese alternativa, y Al-Assad se negase a abandonar el poder, entonces Arabia Saudita actuaría militarmente en el país. Es importante recordar que el presidente sirio es uno de los principales aliados de Irán en la zona.

Si trazamos una línea, podemos ver que sus acciones se centran en aislar Irán. La declaración de la Liga Árabe y del Consejo de Cooperación del Golfo señalando a Hezbollah, grupo terrorista con estrechos vínculos con el gobierno iraní, como grupo terrorista, o la misión militar en el Yemen para acabar con los insurgentes Houthis, que también colaboran con los iraníes, demuestra esta tendencia. El lema Houthi llama a acabar con los judíos y con Israel, recordemos que no existen casualidades en la diplomacia.

Un nuevo horizonte

La nominación de Al-Jubeir como ministro días después de las declaraciones recogidas por Cymerman en Doha, el establecimiento de relaciones cordiales con Egipto, el apoyo al presidente que luchó contra Al-Qaeda en Yemen o el silencio israelí frente al cambio de soberanía de los estrechos de Tiran, demuestran que estamos frente una nueva Revuelta Árabe, surgida como la de 1917 del desierto de Arabia para cambiar el destino de todo Medio Oriente, y también de más allá.

Una revuelta contra la tradición de las relaciones diplomáticas, llegando a un punto donde no podamos descartar que en un espacio corto de tiempo veamos a Israel y Arabia Saudita firmando la paz.

Imagen: El rey Salman de Arabia Saudita, y detrás el ministro de Asuntos Exteriores, Adel Al-Jubeir. – Pete Souza –

Los acuerdos del mar Rojo

Las relaciones diplomáticas entre Arabia Saudita y Egipto siempre han sido especiales debido a los roles que toman ambos países en el Mashriq, la definición árabe de lo que nosotros llamamos Oriente Medio. Mientras los reyes saudíes se movían en las esferas más cercanas a los Estados Unidos, los presidentes egipcios lo hacían alrededor de la Unión Soviética y después de lo países no alineados. Acciones como el reconocimiento de Israel abrieron una brecha en las relaciones entre ambas potencias, pero con Mubarak la situación se normalizó plenamente. La inauguración del nuevo canal de Suez fortaleció los vínculos entre ambos países, creando una estabilidad económica en la zona.

Acuerdos políticos

Políticamente la visita del rey Salman, la primera que hace a Egipto, ha sido trascendental, pues incluso ha cambiado la geografía de ambos países. Ayer sábado 9 de abril en un comunicado del gabinete egipcio se informó que las islas Sanafir y Tiran se incluirán oficialmente en las fronteras marítimas de Arabia Saudita. Después de seis años de debate diplomático respecto la titularidad de las islas, y más de diez rondas de negociaciones, el comité técnico determinó que las dos islas se encontraban dentro de las fronteras de Arabia Saudita.

Estas dos islas hasta ahora egipcias están situadas cerca de la península del Sinaí, que se encontraba bajo control israelí desde 1967 hasta 1982, cuando con las relaciones de paz entre Israel y Egipto, este último recuperó la titularidad administrativa, han sido objeto de conflictos entre ambos países. No siendo hasta 2010 cuando el gobierno egipcio se comprometió a estudiar el caso y establecer relaciones bilaterales entre ambos países, llegando finalmente ayer a una resolución al respecto. Con este acuerdo y devolución se zanja uno de los conflictos territoriales más importantes de la región.

Acuerdos económicos

Después de la primera reunión del rey saudí en Egipto, se anunció el establecimiento de un fondo de inversión por ambos países, donde cada uno de ellos pondría la mitad del capital total del fondo. Esto provoca un nuevo punto álgido, histórico según el Primer Ministro egipcio, por la profundidad de las relaciones entre ambos países. En tal reunión, se abordó la promoción de relaciones comerciales y económicas, donde se establecieron medidas para promover la cooperación económica entre ambos países. Destacar que uno de los puntos tratados fue la creación de un puente entre Egipto y Arabia Saudí, por encima del mar Rojo, cuyo capital será de inversores saudíes en mayor parte.

Además, tal como señaló el portavoz del gabinete, la visita del rey Salman no solamente sirve para crear nuevos proyectos, sino para confirmar y demostrar el apoyo de la monarquía saudí a los contratos firmados entre inversores para que se conviertan en proyectos exitosos. Por su parte, además, el monarca saudí celebró el inicio de las privatizaciones llevadas a cabo por el presidente Al-Sisi, pues ofrecía nuevas oportunidades a inversores árabes, facilitando el intercambio de capitales, como también la multitud de visitas de funcionarios entre ambos países. Recordemos que el intercambio comercial entre ambos países registró cinco mil millones de dólares entre 2014 y 2015, siendo Arabia Saudí el país con más inversiones este año, con 6.130 millones de dólares en 2016.

Más allá de la política bilateral

La visita del rey Salman a Egipto marca el inicio de las relaciones económicas de Egipto con otros países de la Liga Árabe, reticentes con la política interna que lleva a cabo el presidente Al-Sisi. La reforma del canal, la creación de este puente sobre el mar Rojo, la creación de fondos de inversión, acuerdos comerciales y el establecimiento de relaciones formales con el presidente egipcio, demuestra al resto de satélites del reino árabe una nueva potencia a la cual invertir de forma segura.

La voluntad del rey que se invierta en el país, como también la celebración que se esté privatizando la gran estructura económica del delta del Nilo, abriendo las puertas a inversores internacionales, sitúa a Egipto en una situación excepcional. Aunque hoy en esté pasando sus horas bajas por los diferentes atentados y la gestión del antiguo presidente islamista, el horizonte económico egipcio puede ser en cierta forma positivo.

Puntos finales

Egipto es uno de los países más importantes en aquella zona, como también por sus lazos con Rusia, Siria, Israel o el inicio de nuevas relaciones diplomáticas con Irán desde la condena firme del presidente Al-Sisi a las sanciones contra el gobierno iraní y su respaldo al programa nuclear. Desde la década de los años setenta la principal idea de la diplomacia egipcia ha sido optar por el camino de la estabilidad, es por ello que no debe sorprendernos que tenga relaciones diplomáticas o económicas con países enfrentados o que exista tensión entre ellos.

Imagen: File photo of Saudi’s King Salman Bin Abdelaziz meeting Egypt’s Abdel Fattah Al-Sisi during a previous visit of the latter to Saudi Arabia.

El guardián de Palmira

Después de meses de combates, de avances de las fuerzas armadas sirias, la ciudad de Tadmur ha sido liberada, y con ella, la antigua ciudad de Palmira. Una ciudad en ruinas, y más aún después de la destrucción iconoclasta por parte del Estado Islámico de gran parte del patrimonio de la ciudad. Una ciudad que, después de 4000 años de existencia, aun se eleva en el desierto sobreviviendo a quien ha querido acabar con ella. Esta vez, ha sido el Daesh, pero anteriormente fueron los griegos, los mesopotámicos, los romanos, los persas, los diferentes califatos e incluso tribus árabes.

No fue hasta 3500 años después de su fundación, en el 1400, cuando la dinastía de los timúridas arrasó la ciudad haciendo que los habitantes tuviesen que vivir entre ruinas. Y fue en 1932 cuando, bajo el Mandato Francés de Siria y Líbano, se fundó la ciudad de Tadmur al lado de esas ruinas para que los habitantes viviesen allí. Tres años antes, en 1929, el arqueólogo Henri Arnold Seyrig empezó la catalogación y las labores arqueológicas en la ciudad milenaria, situando la ciudad en el orbe. Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, las investigaciones tuvieron que cesar hasta que terminase el conflicto.

En 1950, Seyrig publicó “Palmira y el Este” sobre la importancia de la antigua ciudad durante las etapas macedónica de Alejandro Magno y la romana. Además de contar desde tiempos del rey Salomón la historia de la ciudad, destacó su contexto como una de las ciudades clave en las rutas comerciales cercanas al Éufrates, empezando a descubrir al mundo la importancia y la trascendencia del yacimiento arqueológico. Pero no fue hasta 1963, cuando un joven Khaled Al-Asaad, fue nombrado Director del Sitio Arqueológico de Palmira. Con menos de 35 años, este joven dominaba el inglés, el antiguo dialecto de Palmira y el arameo.

Cinco años después que Al-Asaad fuese nombrado director, Seyrig publicó un nuevo libro sobre una de las más importantes edificaciones de la ciudad, el Templo de Bel, originalmente Bol. El templo medía, pues debido a la iconoclastia del Daesh ya no existe, 205 x 210 metros, cuya puerta estaba decorada con un arco de 35 metros de ancho, con una monumental escalera. Según un escrito del 51 d. C. había un incensario de oro y tazones de libación, para hacer ceremonias. Además, según cuenta Seyrig, una imagen del dios Bel custodiada en el templo era sacada en procesión por la ciudad.

Al morir Seyrig en 1973, Al-Asaad fue designado guardián y protector de las ruinas. Él siguió los pasos de Seyrig y descubrió en la parte greco-romana de la ciudad nuevas ruinas, un hallazgo sin precedentes pues las torres que descubrió enterradas en la montaña dibujan hoy uno de los paisajes de la ciudad. Además, catalogó de nuevo todos los hallazgos, pieza por pieza, imagen a imagen, para poder analizar en profundidad y poder dar una difusión universal a tal yacimiento arqueológico. Encontró diferentes necrópolis, de diferentes épocas más allá de las que estaban teorizadas, consiguiendo hallazgos impresionantes como un gran mosaico de setenta metros cuadrados, una columnata o incluso 700 monedas del siglo séptimo de la dinastía sasánida.

Empezó a restaurar gran parte de las ruinas con su equipo: el teatro de la ciudad, la gran muralla y el Tetrapylon. Era tal su amor por Palmira que llamó a una de sus hijas Zenobia, como la reina de Palmira del siglo tercero. Al-Asaad internacionalizó las misiones arqueológicas a la ciudad, haciendo que polacos, franceses, ingleses, italianos e incluso japoneses, estableciesen misiones arqueológicas trabajando codo con codo con las misiones arqueológicas sirias. Esto creó un gran vínculo entre todos los arqueólogos pues se establecieron como guardianes de la historia antigua de la ciudad, internacionalizando también el patrimonio universal sirio.

Al empezar la guerra civil siriana y la incursión del Estado Islámico, Khaled Al-Asaad solicitó que todas las piezas posibles se desplazasen desde Palmira a Damasco para evitar daños, como también todos los dibujos, archivos y documentos originales respecto la antigua ciudad. Esto provocó que hubiese un éxodo forzado del patrimonio, como también de los equipos arqueológicos de la ciudad hacia la capital, quedando solamente en la ciudad los yacimientos propiamente urbanos, y determinadas estatuas.

Con la entrada del Estado Islámico a la ciudad, Khaled Al-Asaad decidió que lo mejor que podía hacer, como guardián durante más de 40 años de las históricas ruinas, era permanecer con ellas hasta el final. Y así fue. El arqueólogo de Tadmur decidió quedarse en su ciudad natal incluso aun sabiendo que los takfiristas destruirían las estatuas, e incluso los yacimientos, como habían hecho en otros lugares del país. La iconoclastia que llevaban por bandera no se detendría por muy antiguas fuesen las ruinas, o por muy importantes que fuesen. Y aun sabiéndolo, se quedó, sentenciando su vida.

Bajo los delitos de “apostata”, “conferencias infieles”, “director de la idolatría”, visitar el “herético Irán”, el 18 de agosto de 2015 fue decapitado a la edad de 81 años a manos del Daesh o ISIS. Toda la comunidad arqueológica del mundo sintió al enterarse de la noticia gran pena por este hecho, pues el guardián de Palmira había sido asesinado al proteger lo que más quería.

Gracias a sus cuarenta años al frente del yacimiento arqueológico hoy, una vez liberada la ciudad antigua de Palmira como Tadmur, podemos hablar de reconstrucción al detalle de todo lo que el Estado Islámico ha destruido. Su labor ha vuelto eterna la ciudad, las ruinas, cada una de las columnas, cada uno de los rostros de las estatuas como también los templos y yacimientos urbanísticos. Desde las torres funerarias al Templo de Bel. Desde los mosaicos del suelo hasta los altos capiteles de las columnas, todo puede ser de nuevo reconstruido gracias a la labor de un gran hombre que mejoró lo que otro anterior, Seyrig, había empezado.

Khaled Al-Asaad, el último guardián de Palmira, contribuyó dedicando toda su vida a la histórica ciudad, y esta lo premió haciéndolo inmortal.

Ruinas que inspiraron a parte de la filosofía europea, símbolos de la libertad contra la opresión y la tiranía, de la eternidad de Siria y de su historia, de un pasado lleno de esplendor que aún pervive en cada una de las personas del país, portadoras de ese legado.

Imagen: Khaled al-Asaad in 2002. Marc DEVILLE / Gamma-Rapho via Getty Images.

Los Cinco días de Cizre

El 16 de marzo de 1848 la ciudad de Milán se levantó contra los austriacos del mariscal Radetzky, quienes ocupaban la ciudad lombarda. Como consecuencia de ello,  el mariscal ordenó que le mandaran refuerzos y así ocupar militarmente la ciudad, pero una vez lo hizo, empezó la rebelión. Lo que empezó como una simple revuelta popular se convirtió en una rebelión organizada. Durante cinco días de combates callejeros los insurgentes, que no llegaban a los mil, pudieron hacer retirar al mariscal.

Hoy, los kurdos se levantan contra el Gobierno de Erdogan, donde después de los atentados de Ankara, se señala mediáticamente a todos los kurdos que no colaboren con el Ejecutivo como cómplices. El alcance de la operación anti-terrorista es tal que los tanques turcos están entrando en Cizre y deteniendo a cualquier persona que pueda ser sospechosa de ser un insurgente o una fuerza subversiva. Esto ha provocado que el toque de queda impuesto a la ciudadanía, esta no lo cumpla en señal de oposición al gobierno.

La lucha contra el PKK, las milicias terroristas kurdas, está dejando tras de sí un rastro de destrucción por la desproporcionalidad de las medidas adoptadas por las tropas gubernamentales. Desde bombardeos con F-16 o F-4 hasta bombardeos con artillería pesada, que sirven de “castigo colectivo” hacia toda la comunidad kurda de la ciudad por ocultar o no delatar a los miembros de la organización terrorista. Según relatan a los medios algunos ciudadanos de la ciudad, les parece que están viviendo la guerra siriana.

Según las cifras que se hacen públicas, los ciudadanos muertos alcanzan los 145 en la ciudad, mientras las imágenes parecen sacadas de la Guerra de los Balcanes o de la propia guerra en Iraq o Siria. Una ciudad de 130.000 habitantes está siendo reducida a cenizas. Tal como informa Ali Ihsan Su, gobernador de la Provincia de Sirnak, las autoridades turcas no están distinguiendo entre ciudadanos y combatientes.

El gobernador añade: “Destruyeron casas mediante la colocación de explosivos desde las cocinas a los dormitorios y atacaron sin piedad, sin distinguir entre militares, policías, mujeres, hombres, jóvenes o viejos”. Según cifras de Amnistía Internacional, 200.000 vidas están en peligro por el castigo colectivo que están aplicando sobre la población. Una cifra que puede ascender según fuentes locales si se extiende a otras ciudades pobladas por kurdos en la zona más próxima a Siria e Iraq.

De la misma forma que Golpashan, una de las ciudades más importantes asirias fue reducida a escombros por los turcos durante el genocidio asirio que azotó a esta comunidad en 1915, parece ser que el crecimiento potencial de las actuaciones del gobierno turco quieran provocar de alguna forma la ira de los kurdos para que así tengan motivos para usar toda la fuerza posible contra ellos. Tal como ocurrió con los pueblos árabes que se enfrentaron durante la Revuelta Árabe a los otomanos.

Pero de la misma forma que los árabes durante la Revuelta Árabe, y que los milaneses durante las Cinco jornadas, el levantamiento de parte del pueblo contra un enemigo acaba provocando la sinergia suficiente para que el pueblo se levante entero. Un ejemplo de ello fue el levantamiento de la Lombardía y del Veneto enteros después de la insurrección milanesa. Y como está ocurriendo ahora en Turquía, ciudades como Mardin o Diyarbakir se han solidarizado con las víctimas de Cizre, preparadas para la insurgencia para protegerse de la bota neo-otomana.

Diplomacia entre olivos

“Estamos tan convencidos que para obtener un buen éxito del Concilio se deben elevar pías súplicas, multiplicar las obras, que, tras madura reflexión y muchas oraciones dirigidas a Dios, hemos decidido acercarnos como peregrino a aquella tierra, patria de Nuestro Señor Jesucristo. Veremos aquella tierra venerada, de donde san Pedro partió y a la que ningún sucesor suyo ha vuelto jamás.” Pablo VI

Un año antes que concluyese el Concilio Vaticano II y se publicase la declaración Nostra Aestate, el Papa visitó Israel. El cuatro de enero de 1964 el Santo Padre aterrizaba en Amman, capital del Reino Hachemita de Jordania, el motivo por el cual aterrizó allí queriéndose dirigir a Tierra Santa nos lo cuenta X. Peytibi: “Sin embargo, Pablo VI no iba en calidad de jefe de Estado porque no había sido invitado oficialmente por el gobierno del Estado de Israel, con el que la Santa Sede ni siquiera mantenía relaciones diplomáticas. De hecho, de Roma voló directamente a Amman, la capital de Jordania, desde donde se trasladó hasta territorio israelí. Aun así, tanto el rey Hussein como el presidente Zalman Shazar lo recibieron con todos los honores”.

Pablo VI, el pontífice peregrino

Según crónicas de entonces, Pablo VI fue recibido en Jerusalén con ramos de olivo y palmas por una enorme multitud, donde el propio rey Hussein de Jordania iba en la cabecera y seguramente pilotando la caravana desde Amman. Es importante recordar que el territorio de la actual Cisjordania pertenecía en 1964 a Jordania, siendo Jerusalén mitad jordana y mitad israelí. Y fue el mismo día 4 que cruzó a Israel, pero por la noche se dirigió a Getsemaní.

Una vez allí, el Regimiento Real consiguió abrir paso al Santo Padre sobre las once de la noche hasta la Iglesia de la Agonía, donde había una enorme muchedumbre desde hacía más de veinte horas. Y fue en el Monte de los Olivos donde reinó el silencio, plantó un olivo, que aún hoy en día sigue allí, y después oró con las manos juntas, dirigiéndose poco después de nuevo a la Iglesia de la Agonía. En la Iglesia se dio un hecho histórico, que pasaría a la posteridad y se popularizaría después con Juan Pablo II, Pablo VI besó el suelo del Getsemaní.

Tras los pasos de Pablo VI

Cincuenta años después de la visita de Pablo VI, el papa Francisco aterrizó en Amman, donde fue recibido por el rey de Jordania, desplazándose después hacia Tierra Santa, primero a Cisjordania y luego a Israel. En Cisjordania se encontró con las autoridades palestinas en Belén, donde hizo una misa en la Plaza del Pesebre. Ese mismo día fue recibido en el Aeropuerto Internacional Ben Gurion por las autoridades israelíes. En Israel visitó el memorial Yad Vashem, el Muro de los Lamentos (donde se abrazó con el rabino Abraham Skorka y el musulmán Omar Abboud).

Después, en Getsemaní, al igual que hizo Pablo VI en 1964, Francisco plantó otro olivo como símbolo de paz y concordia, en el Huerto de los Olivos. Recordemos que la rama que llevaba la paloma en el pico para Noé era de olivo, como el aceite que usaban los reyes de Israel para ser ungidos era de oliva.

De la misma forma en el Huerto de los Olivos es donde Jesús, según la Biblia, fue hecho prisionero después de la Santa Cena el Jueves Santo al ser traicionado por Judas.

El tercer olivo

Tiempo después, en el Vaticano, se reunieron el Papa Francisco, el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmmud Abbas y el Presidente de Israel Shimon Peres. Allí acordaron mantener una voluntad firme a favor de la paz y la concordia, con la firme voluntad de establecer puentes entre judíos, cristianos y musulmanes, entre árabes e israelíes.  Y  alrededor de esa reunión también hubo un olivo por medio.

En los Jardines Vaticanos, recuperando el espíritu de paz y concordia, de la importancia del olivo en las relaciones diplomáticas de la Santa Sede que había tenido el primero, los tres líderes, junto con el Patriarca de Constantinopla, se plantó un tercer olivo. Cada uno con una pala, Shimon Peres, Mahmmud Abbas, el Papa Francisco y el Patriarca Bartolomeo plantaron un pequeño olivo en pro de la paz en Tierra Santa., un hecho trascendental como he citado antes por lo siguiente:

Después de años de estancamiento en las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes, el plantado del joven olivo por parte de los cuatro líderes impulsó un signo de fraternidad.

Vatican Mideast

(AP Photo/Max Rossi, Pool)

Poco después de este hecho la Santa Sede empezó el redactado de un Concordato con la Autoridad Palestina, empezándose como Autoridad y terminando siendo ratificado, el dos de enero de 2016, como Estado de Palestina.

52 años después de Amman ‘64

Cincuenta y dos años después de que Pablo VI aterrizase en Amman, y acompañado del rey de Jordania se dirigiese a Jerusalén, y después a Israel a través del reino hachemita, la Santa Sede reconocía delante del mundo, como autoridad religiosa y política, la existencia de un nuevo estado en esas tierras: el Estado de Palestina.

En el huerto de Getsemaní mientras, ha estado observante y bien cuidado por una comunidad de monjes el olivo que inició todo esto, un árbol que produce buenos y abundantes frutos según citan sus propios cuidadores.

Alrededor de un olivo ha girado la geopolítica de Oriente Medio para la Santa Sede, a los pies del olivo Pablo VI besó el suelo por primera vez, a los pies de un olivo el Papa Francisco unió a cristianos, musulmanes y judíos en Getsemaní 50 años después, y poco después unió a los pies de otro olivo dos pueblos que llevaban siglos de batallas y guerras. Un árbol de lento crecimiento, que necesita cuidados para su correcto desarrollo, pero una vez crece lo hace con raíces profundas y un tronco duro.

Quizás sea el mejor símbolo de la paz y la concordia al fin y al cabo.

Imagen de portada: Oficina de prensa del gobierno – OPG.